Primero de todo, enhorabuena por haberte apuntado al programa Moonoa y haber estado apostando por tu bienestar durante todo este tiempo. ¡Incluso has visto resultados satisfactorios, y eso ya es un gran logro!


Sin embargo, ahora sientes que has recaído, sin saber muy bien por qué. No has cambiado nada, no estás más estresado, no ha pasado nada que haya podido desencadenar esta situación...


A través de este programa, has cambiado hábitos con los que, igual, has convivido durante muchos meses (¡o incluso años!). Una vez identificaste lo que perturbaba tu sueño, pudiste combatirlo mejorándolo rápidamente con constancia y perseverancia. Pero hay varias cosas que debes tener en cuenta:


1/ Identificaste un factor qué estaba afectando tu sueño, lo cambiaste, y viste una mejora. Pero puede ser que no sea el único que esté afectando tus noches, y por eso tus problemas para dormir han vuelto de nuevo. Así que piensa, ¿tienes otros hábitos que necesiten algo más de trabajo?


2/ Estos nuevos hábitos aún son muy recientes. Aún son frágiles, al igual que tu sueño. Las pequeñas variaciones, y sobretodo los altos y bajos, son de lo más normales. ¡Por eso el programa dura 13 semanas, ya que se necesita tiempo para consolidar todo lo aprendido!


Y recuerda: Aunque haya noches malas y complicadas, eso no significa que hayas vuelto al punto de partida. Siguiendo el programa, sabrás qué evitar cuando tengas noches así. Aprenderás a manejarlas y a prevenirlas. Así que no te preocupes, tienes las herramientas para asegurarte de que esto solo sea una fase y no un retorno al círculo vicioso del insomnio.


Si tienes cualquier duda o preocupación, no dudes en dejarte aconsejar por nuestros coaches.