De hecho, mantener un horario regular de nuestro sueño es un poco más complicado cuando hacemos horarios rotativos.


Pero no olvides que la regularidad no es solo recomendable para tu horario del sueño, sino también para tu vida diaria. Y eso aún es más importante para aquellas personas que hacen turnos rotativos. 


Un horario irregular puede dificultar el proceso de adaptación de nuestro cuerpo y cerebro, especialmente a la hora de secretar las hormonas necesarias en el momento adecuado para nuestro ciclo de sueño y vigilia. 


Adoptar buenos hábitos hará que tu frenético ritmo de vida sea más llevadero. Puedes empezar por:

- Elegir actividades apropiadas

- Cenar ligero 

- Crear un pequeño ritual a la hora de acostarte 



Y aunque, inevitablemente, habrá variaciones en tus horarios, cierta regularidad todavía es posible. Para conseguirla, ponte en contacto con tu coach para comentarle cualquier cambio en tus horarios. Están aquí para ayudarte a adaptarte.