Nuestro programa te permite trabajar en un conjunto de hábitos que pueden estar afectando tu sueño. 


Juntos los observamos, uno por uno, para que puedas identificar y tratar de raíz esos factores que realmente te están impidiendo dormir bien. También trabajamos en el manejo de emociones y pensamientos que pueden estar afectando significativamente tus noches.


Antes de disminuir tu consumo de pastillas para dormir, te recomendamos que hayas trabajado ya previamente en tus hábitos siguiendo el programa Moona. 


¿Por qué?


Porque si reduces tu dosis, pero no hay buenos hábitos con los que apoyar un buen descanso, lo único que perderás por el camino son los efectos que te proporcionaban tus pastillas para dormir. Tus noches se complicarán, y la posibilidad de recaer y volver a ellas será mucho mayor.


Por otro lado, si primero establecemos hábitos sólidos, eso compensará la ausencia de pastillas para dormir. Aunque tu cuerpo puede verse un poco alterado, ya que se tiene que acostumbrar a la situación, habrás consolidado hábitos buenos que te apoyarán en tu decisión.


Cuando llegue este momento, te recomendamos que lo consultes antes con tu médico. Así podrá decidir con precisión cuándo y cómo reducir esa dosis de la manera más segura para ti, ya que él/ella es quien mejor conoce el curso de tu tratamiento. Nosotros no vamos a interferir en ningún momento en esto.