Si tienes dolor, no intentes forzarte. Escucha tu cuerpo, mantente activo el tiempo que puedas, y acuéstate cuando lo necesites para aliviar el dolor. De todos modos, "acostarse" no tiene por qué significar "hacer una siesta". Por ello, asegúrate de permanecer despierto y mantener tu mente activa. Si quieres, puedes aprovechar para leer, hacer un crucigrama, jugar a las cartas, coser, etc.





Descubre más

También te podría interesar: 

Tengo una enfermedad que hace que restringir mi tiempo en la cama me sea más complicado. ¿Cómo lo puedo hacer?

Sufro de apnea del sueño y la máquina que uso hace mucho ruido. No puedo dormir, con o sin ella. ¿Qué hago?

Sufro de bruxismo y no puedo dormir con el protector bucal. Si no lo uso, me despierto con tensión en la mandíbula.